+51 990 076 424
contactame@luisalbertoamado.com

Coaching ¡Una filosofía de vida que funciona!

La función del coach ha sido interpretada y vivida exitosamente de diversas maneras, pero también es cierto que ha sido un término prostituido por una gran cantidad de personas que colocan delante de su profesión la palabra “coach” sin entender su fundamento y mucho menos sin saberlo poner en práctica. Esto ha hecho que se desvirtúe la función y el significado verdadero de un coach, lo cual desde mi punto de vista sólo funciona cuando se internaliza como una filosofía de vida.

La función principal de un coach

La función principal de todo coach es muy clara, ayudar a descubrir el enorme potencial desconocido que tenemos por dentro. Las personas que acuden a un coach son personas sanas que tienen dudas, bloqueos y limitaciones para afrontar algún asunto en particular, debido a miedos infundidos a lo largo de toda su vida por educación familiar o social y por experiencias personales. Un coach sabe hacer la pregunta correcta en el momento correcto, valora tu pasado y tu presente sin juzgarte y te ayuda a desbloquear los pensamientos y sentimientos limitantes. Aunque está claro que la experiencia del coach es lo que hará que realmente esto suceda de una manera más eficiente.

El proceso de coaching

El proceso del coaching se da en 3 partes:

  1. La definición precisa del objetivo a alcanzar

Es necesario tener claro un objetivo preciso a alcanzar, puede que tengamos muchos, pero cada proceso del coaching debe estar limitado a uno para poder ver los avances. La parte que deseamos desarrollar en nuestras vidas también definen el tipo de coach más idóneo para ayudarnos. Existen coach especializados en relaciones de pareja, en reinvención profesional, en asuntos empresariales, etc. De acuerdo a tus necesidades seguro hay un buen coach para ti. Una vez seleccionado el coach correcto para tu necesidad puntual llega el momento de formular el objetivo que se quiere alcanzar.

  1. La creación del plan de acción

Para alcanzar cualquier objetivo es necesario tener un plan de acción que funcione para cada caso en particular. Este plan de acción comprende las estrategias que se llevarán a cabo y las actividades a encaminar en cada momento para alcanzar tus metas. Siempre un coach busca trabajar con el potencial del cliente, por eso los recursos de tiempo, dinero y esfuerzo deben ser motivacionales para la persona que recibe el coaching.

  1. El acompañamiento estratégico

Pero por el camino te darás cuenta que aunque tienes un objetivo claro a alcanzar y un plan estratégico preciso, no siempre es fácil llegar a la meta. El principal problema tiene que ver con conflictos internos que van aflorando. Tener miedo de relacionarse con uno mismo por falta de autoestima, sentir angustias al relacionarse con los otros por malas experiencias vividas o vivir en escases debido a una  mala relación con el dinero por pensamientos limitantes, son situaciones comunes que no dejan alcanzar fácilmente nuestros objetivos. Es allí donde interviene el coach con su conocimiento, para hacer que el cambio se produzca y pasar de la situación actual a la deseada.

Si quieres más información sobre un proceso de coaching no dudes en contactarme y con mucho gusto responderé tus dudas.

Hasta pronto.

Luis Alberto

Un nuevo yo

¿Cuál podría ser la definición exacta que daríamos de nosotros mismos?

Es una pregunta quizás un tanto difícil e incluso, un poco dura. Muchos de nosotros tememos encontrar la respuesta a esto y probablemente por ello tendemos a evadir ese segundo, ese instante de reflexión y encontrar nuestro Yo interior.

Es nuestra naturaleza como seres humanos querer encontrar las respuestas a prácticamente todo, pero rara vez nos tomamos el tiempo para reflexionar sobre esto, y sobre nosotros mismos. Es posible que se deba a no querer luchar con nuestros defectos, pero, ¿Esa es la razón principal?

A diario cometemos errores, desde el día en que nacemos lo hacemos, en ocasiones inconscientes en otras, pues, no tanto. La mayoría de los seres humanos tenemos  la tendencia de inclinarnos hacia “algo” para encontrar algún sentido sobre cualquier cosa, bien puede ser la religión, la ciencia, la indiferencia hacia las cosas o a optar por tener más cosas creyendo que somos lo que tenemos, entre otras tantas. Todo esto influye en cómo nos mostramos, en cómo somos ante los ojos de los demás. Pero, ¿Esto determina realmente  quiénes somos?, personalmente pienso que la respuesta es ¡NO!, somos mucho más que eso. Nuestra tendencia está apuntada a proyectar hacia afuera lo que queremos ser, más no lo que realmente somos.

En mi caso, cuando tomé conciencia de todo esto fue inevitable no hacerme la gran pregunta, ¿Quién soy y hacia dónde voy?, poco tiempo después, entendí que solo hay un única manera de descubrir respuestas como estas, y es ¡Reflexionando!

Reflexionar sobre nosotros mismos nos da la oportunidad de entendernos, pero, para lograrlo es necesario dejar muchas cosas atrás. Seguir patrones o modelos de conducta ya no debe ser un factor que debe estar en nuestras prioridades pues, somos capaces de crear un cambio y con ello, nuevas maneras de ser, una nueva perspectiva de nosotros mismos ante nuestros propios ojos pues somos nosotros mismos nuestros mayores enemigos y más fuertes jueces.

Tener la habilidad de lograr esto no es algo con lo que nacen algunas personas, pero tampoco imposible de conseguir. Como seres independientes que somos, debemos tener primero la disposición de intentarlo, y luego, seguir caminando. “No es posible correr antes de aprender a caminar”, es una palabra frecuentemente muy utilizada en toda Sudamérica y tiene mucho sentido. Aprender a manejar un nivel y con ayuda de alguien más podemos seguir avanzando.

Yo creo que hay algo que debemos entender como seres humanos y es que, no debemos de caminar solos, sin embargo, esto no quiere decir que no podamos. Muchas personas exitosas en el mundo han conseguido llegar a la “cima” de su más grande éxito caminando como coyotes en el desierto, o al menos eso piensan. Lo cierto es que, siempre necesitaremos de alguien más para conquistar nuestros sueños y llegar a esa gran cima que tanto anhelamos.

Pienso que no estamos en este mundo solo para “existir”. Nuestra existencia es una pequeña parte de nuestra contribución con este mundo, y todas nuestras decisiones, todo lo que hacemos, traerán consecuencias positivas o negativas para el mismo.

¿Qué es lo importante de todo esto?, Podría ser, ¿Dejar un legado?, ¿Ser mejor que otros?, o podría ser quizás, ¿Ser diferentes?, esta última podría ser la pregunta “correcta”, ya somos diferentes, tenemos rasgos físicos y característicos de una descendencia pero no somos iguales. Al haber un pequeño y muy ligero cambio en nuestro cuerpo y mente ya somos diferentes.

Por eso tal vez, nos cuesta tanto dar ese gran paso para atravesar la barrera del miedo y construir un nuevo Yo. Pero descuida, seriamos de otro planeta si no sintiéramos esto.

Todos tenemos la capacidad de mejorar, de crecer como personas, siempre y cuando estemos dispuestos a hacerlo. Nuestra mente es un libro abierto lleno de túneles y laberintos que debemos aprender a explorar para construir buenas edificaciones y poder enaltecer su potencial de una manera extraordinaria, pero para ello, debemos ser valientes y enfrentarnos a nosotros mismos.

Construir una nueva y mejorada versión de ti mismo puede ser un proceso lento, pues necesitas aprender a capacitar tu mente y tu cuerpo a nuevas cosas, y esto no es algo que se construya fácilmente. Como te lo dije antes, nuestra mente está llena de túneles, y estos pueden ser muy confusos si no tenemos paciencia y caminamos con precaución, soltando todo aquello que encontremos que no nos funcione y que sea un obstáculo para nuestro proceso.

Mirar dentro de nosotros mismos para mejorar es una oportunidad que todos tenemos, ¿es un reto? ¡Sí!. Y necesitamos desafiarnos. Al hacerlo estamos revelando lo mejor de nuestro SER que ha permanecido oculto y con ello una felicidad que todas las personas a lo largo de nuestra vida intentamos conseguir pero solo algunos lograran experimentar.

Tener la convicción de ser mejor es un buen inicio, estar dispuesto a enfrentar nuestros miedos, traumas, dolores y cualquier otra experiencia dolorosa que esté en lo más profundo de nuestro ser, es una tarea difícil, pero no imposible de  realizar.

La oportunidad la tenemos ahí, justo en frente de nosotros. Ser una nueva persona es más que cambiar lo que creemos ser, se trata de construir lo que realmente somos para el beneficio propio, para llegar más alto, para alcanzar lo que tanto hemos anhelado. Es la oportunidad de saber de qué estamos hechos, y que tanto podemos hacer en realidad por este mundo, por nuestra sociedad, por nuestras familias, o nuestros hijos. Conseguir tu nuevo “Yo” te llevará a una risa sin sentido llena de felicidad, a momentos únicos para tu propio bienestar.

Debemos estar dispuestos, y ser sabios. Recordar siempre que, aunque podamos caminar solos, en algún momento de nuestra vida no pudimos, necesitamos de una mano amiga para lograrlo.

Existen diversos métodos, fuentes, centros de ayuda, coaches, entre otras personas que tenemos la capacidad, la disposición, la entrega y el entusiasmo de ayudarte a conseguir y  crear tú nuevo “Yo” o mejor dicho a que aparezca tu verdadero Yo.

Nunca es tarde para hacer algo por ti mismo, y créeme que es algo por lo que siempre valdrá la pena luchar.

No eres muy pequeño, tan poco muy anciano para tomar esto y atesorarlo, ¡Es la hora!, el momento ha llegado y Tú eres capaz.

Hasta pronto,

Luis Alberto

 

¿Para que el crecimiento personal?

Seguro que todos hemos oído hablar del Crecimiento Personal, se dice que es el camino a la felicidad. Y si es cierto, pero no es algo que este allá afuera esperándonos y que tenemos que alcanzar, está dentro de cada uno de nosotros.  Implica mirarnos, conocernos, descubrir nuestras creencias limitantes para poder modificarlas y que no nos limiten más.  Es un proceso que nos lleva a vivir una vida consciente en donde todo lo que buscamos es nuestro bienestar y el de nuestro entorno.

Hace aproximadamente 15 años asistí a un taller de liderazgo.  Estaba necesitando que mis equipos de trabajo suban su rendimiento. Me planteaban que para liderar a otros primero tenía que liderarme a mí mismo y mirar dentro de mí.  Yo  no estaba muy seguro de que significaba eso.

¿Liderarme a mí mismo?  ¿Mírame dentro?  Y ¿cómo se hace eso?  ¿Para qué si yo quiero aprender a liderar a otros?

Bueno después de unos meses pude entender de qué me estaban hablando. Tome el taller, en realidad más que un taller fue un programa, en donde logré ver  quien venía siendo en el mundo, cuáles eran mis limitaciones y que era lo que necesitaba comenzar a cambiar en mí para llegar a tener los resultados que me proponía en todos los ámbitos de mi vida; pareja, familia, trabajo, dinero, salud, etc.  Y por supuesto con mi equipo de trabajo.

Descubrí que lo que quería era vivir en equilibrio y armonía y desde ahí poder mejorar continuamente para ser un mejor esposo, mejor padre, mejor hijo, mejor hermano, mejor líder en fin mejor SER humano. ¿No es eso lo que todos queremos?

Todos nosotros estamos en constante crecimiento, de hecho, no somos los mismos que fuimos hace 5 años ni seremos los mismos en 5 años más, lo que sucede es que no somos conscientes de este movimiento natural.

Cuando tomamos conciencia de los modos de ser, hábitos, comportamientos, creencias, paradigmas con los que hemos vivido  a lo largo de nuestras vidas, podemos decidir si aún queremos vivir desde ahí  o ya no nos funciona más y solo están siendo barreras y límites para recordar quienes somos realmente y comenzar a reconocer la grandeza que vive dentro de cada uno de  nosotros y así alcanzar nuestro máximo potencial.

Todo este gran movimiento consciente requiere de nuestro trabajo constante, de la valentía de seguir mirándonos y aprendiendo de nosotros mismos, viendo y reconociendo nuestras profundidades, aunque no nos guste. Total dicen que crecer siempre duele, pero pienso que quedarnos pequeños duele aún más ya que no podríamos conocer nuestra máxima posibilidad ni lo que la vida nos traería junto con eso.

Hasta pronto.

Luis Alberto