+51 990 076 424
contactame@luisalbertoamado.com

El poder de la autoimagen y qué hacer para mejorarla

Muchos de nosotros cuando escuchamos la palabra autoimagen” lo primero que se nos viene a la mente es nuestra imagen física, cómo me veo. Otras personas también piensan en cómo “debo” de comportarme para “encajar” dentro del medio que han elegido vivir.

En este artículo les voy a contar que es lo que abarca la autoimagen, la influencia que tiene en nuestras vidas y como tomar los primeros pasos para mejorarla.

Nacemos como un lienzo en blanco, y a medida que pasan los años vamos recibiendo información del mundo tomándola como “la verdad”. Siempre vamos a recibir opiniones de otros así como nosotros estamos todo el tiempo opinando.

Todas las personas que pasan por nuestras vidas  opinan sobre nosotros, nuestros padres, maestros, amigos, tíos, tías, etc. Todo lo que nos dicen deja huella en nuestro interior y siempre va a influir en la opinión que vamos construyendo de nosotros mismos, por ejemplo desde que tengo uso de razón nunca tuve buenos resultados en las matemáticas y cada persona que me la explicaba, siempre me lo recordaba, el resultado es que hoy me considero poco hábil con los números. Otro ejemplo; un amigo cercano alguna vez en su infancia tuvo un pequeño accidente con un florero, era de su madre y era de valor. Desde ese día siempre le recuerdan lo torpe que es con las manos, el resultado es que hoy se considera una persona torpe.

Esto no parece muy grave, pero lo sería si es que yo me dedicara a algo que requiera constante trabajo con números o si mi amigo trabajara haciendo esculturas de arcilla.

Decisiones importantes en nuestras vidas también van forjando quienes somos hoy, les cuento esta pequeña historia de dos mellizos que siempre fueron muy similares en formas de ser hasta que una decisión a los 6 años los marco hasta el día de hoy. Tenían una actuación muy importante en el colegio, ambos estaban muy entusiasmados porque les iban a enseñar a sus familias lo que habían preparado con meses de esfuerzo. Estando en el escenario, uno de ellos se paralizó, no pudo hacer nada de lo que le tocaba y salió corriendo hacia atrás del escenario llorando. Nunca se supo lo que le paso pero lo que sí es obvio para los que lo conocen de cerca es que ese incidente lo marcó para siempre y hoy es todo lo opuesto a su hermano. Fue lo que él escuchaba sobre lo que paso y sus propias conversaciones internas, lo que lo marcó.

Es así como vamos teniendo una imagen de nosotros mismos de nuestras capacidades, de lo que podemos hacer, de lo que no podemos hacer, de lo que somos capaces de lo que no somos capaces, si creo que soy tímid@, introvertid@, extrovertid@, insegur@, en fin, todo lo que creemos que somos. Y digo creemos porque al ser todo esto en su mayoría opiniones de otras personas y al haber sido tomadas por nosotros como verdades hemos creado una brecha entre lo que creemos que somos y en lo que somos realmente, de lo que somos capaces de hacer y de SER, todo lo que creemos que somos se constituyen en creencias y muchas veces estas creencias son nuestros propios límites.

¿Por qué te cuento todo esto?

 

"Porque Tú eres capaz de hacer y de SER todo lo que te propongas solo tienes que creerlo".

Te comparto 4 prácticas para que puedas comenzar a ver cambios en tu propia imagen y en tus resultados:

  1. Comprométete contigo mismo, con tu vida, con lo que realmente te mereces se constante y trabaja tu voluntad, comenzaras a ver los resultados que siempre has querido y que incluso siempre creíste que no eran para ti.
  2. Comienza a explorar el mundo del crecimiento personal,es ahí donde encontraras respuestas. Te sorprenderás de ver como cada vez más personas están comenzando a mirar para dentro, a trabajar en ellas mismas con el fin de llegar a ser mejores personas, mejores padres, mejores parejas, mejores hijos, es decir mejores seres humanos.
  3. Detecta en qué área de tu vida es que hay algo que quieres conseguir que todavía no has conseguido. Cuando lo tengas claro, solo te vas a enfocar en eso y evalúa del 0% al 100% que tan posible crees que es esto que estás queriendo, siendo 100% totalmente posible.
  4. Identifica qué te dices a ti mismo. Se consciente de tu diálogo interno, que conversas contigo mismo. Dentro de las conversaciones que siempre tenemos con nosotros mismos están ocultas nuestras creencias.

Frases como:

  • No soy suficiente…,
  • No voy a poder…,
  • Esto no es para mí…,
  • No me lo merezco…,
  • Si no lo logro, ya no quiero decepcionarme más…,
  • No soy capaz…,

Entre otras.

Detecta cual es y comienza a ser consciente de cuándo es que esa creencia toma poder sobre ti y desafíala. Una forma de desafiarla es haciéndote las siguientes preguntas:

  •  ¿Esto es 100% verdad? Si la respuesta es no, ya se te abrió un mundo de posibilidades.
  • ¿Por qué considero “esto” de mí? Lo más probable es que te des cuenta que lo traes contigo por muchos años y que ni sepas porque es que crees eso.
  • ¿Hay otras personas que lo han logrado? Esto te lleva a darte cuenta que no es imposible, que si otros lo han logrado porque tu no.

Recuerda que siempre eres más de lo que crees que eres y puedes lograr mucho más de lo que crees que puedes.

Hasta pronto

Luis Alberto

Los Barrotes de Nuestras Creencias

¿Porque no puedo vivir como quisiera?

Desafortunadamente la razón por la que algunas personas no encuentran el coraje para lograr sus sueños es porque logran convencerse que hay mucho que perder si tratan de hacerlo.

El otro día vi un video en donde habían filmado la tierra desde una sonda espacial, yo sabía que nuestro planeta era pequeño pero nunca lo había visto ni había tomado conciencia de cuan pequeño es, lo primero que pensé al verlo fue:

“Es increíble como ese punto en el espacio alberga a toda la humanidad, todo lo que ocurre y ha ocurrido a lo largo de toda la historia desde el principio de los tiempos, todas las guerras, revoluciones, conquistas, las ansias de poder, los grandes que manejan el mundo y también tu vida, si, tu vida con todas tus circunstancias”.

¿Ves lo que te trato de decir? Si ese punto en el espacio alberga todo eso y más y nosotros lo vemos como algo gigante. ¿Qué tan grandes pueden ser tus circunstancias? ¿Qué tan graves son? ¿Realmente que podrías perder si te atrevieras, si tomaras riesgos?

Nuestra vida en este mundo es muy corta y con cada día que pasa se vuelve más corta todavía, entonces,  ¿Qué es eso que crees que puedes perder qué es tan importante para que no te atrevas a enrumbarte hacia tus sueños, vivir plenamente y sentirte complet@? Si te pones a pensar, más pierdes si no te atreves a intentarlo.

Nosotros mismos nos metemos dentro de los barrotes de nuestras creencias, al creer profundamente que:

  • “No soy suficiente”
  • “Esto no es para mí”
  • “No me lo merezco”
  • “Eso solo es para los ricos”
  • “Yo no soy bueno para eso”
  • “yo no puedo”  y muchas más

Yo pienso que nos vivimos estas creencias como verdades para protegernos de hacer algo extraordinario que implique algún riesgo. Y así nos condenamos a quedarnos dentro de los barrotes de la mediocridad preguntándonos cómo hubiera sido mi vida si…

Te voy a invitar a hacer un pequeño ejercicio:

Cierra tus ojos y relájate. Toma 3 respiraciones profundas y comienza a visualizar tu vida hasta el día de hoy. Tomate un tiempo, vive cada momento como si lo estuvieras viviendo nuevamente, revisa lo que hiciste, lo que no hiciste, tus relaciones, tus logros, tus fracasos, tu comportamiento. Luego proyéctate hacia el futuro hasta tu lecho de muerte, como estas, donde estas, con quien estas imaginan que has llegado hasta ahí sin haber cambiado nada de tu modo de vivir, sin haber mejorado, sin haber crecido.

Ahora, pregúntate:

  • ¿He vivido la vida que he querido vivir?
  • ¿Fui el ejemplo que mi familia e hijos se merecían?
  • ¿Cómo quisiera que me recuerden cuando ya no este, me recordarán de esa manera?  Y por último,
  • ¿Cómo hubiera sido mi vida si…?

Si eres de las personas que están totalmente satisfechos con lo que hacen y en cómo están viviendo sus vidas, entonces no te estoy hablando a ti. Pero si este ejercicio te ha tocado alguna fibra y te estas cuestionando cómo estás viviendo tu vida, entonces significa de que algo tienes que hacer.

“No  nos atrevemos a arriesgarnos porque creemos que tenemos mucho que perder y en realidad lo que perdemos cuando no vamos hacia nuestros sueños es la vida misma”.

Por supuesto que todos corremos riesgos y elegimos cuales  tomamos  y cuáles no, acá estamos hablando de los que NO tomas que no te permiten avanzar hacia dónde quieres.

En mi opinión, durante nuestras vidas hay dos cuestiones entre las cuales necesitamos elegir y que marcan totalmente la diferencia en relación a lo que venimos conversando.

Aceptar todas las circunstancias como son, o aceptar la responsabilidad de cambiarlas. 

Si no tomas la responsabilidad estás eligiendo ser una víctima de las circunstancia, todo lo que te pasa es responsabilidad de alguien más. Yo le llamo a eso vivir en victimilandia, mi esposa, en sus capacitaciones se refiere a esto como la  esquezofrenia;  Es que mi jefe….  Es que mi marido… es que mi esposa, es que mi trabajo, etc. Siempre por alguien más es que no podemos, no logramos.

Vivir de esta manera afecta nuestro potencial, anula la acción y reduce el poder que tenemos para cambiar nuestras circunstancias y tomar las riendas de nuestras vidas.

Somos un punto en el universo, somos polvo de estrellas como dice la canción y para terminar este artículo quiero pedirte que te hagas una pregunta más.

¿Qué tengo que perder?

Hasta pronto.

Luis Alberto